10 Oct

Alarde de tonadilla

Escrito por José-Miguel Vila
Visto: 219

'Alarde de tonadilla': emocionante, apasionante y arrebatador espectáculo de teatro musical español

Hugo Pérez de la Pica, director y dramaturgo,es uno de esos personajes del teatro que permanece inasequible al desaliento, erguido, firme, digno y flexible como un bambú, para no sucumbir a los embates -que es tanto como decir tempestades- de las modas, la incultura o el esnobismo. Si no es así, sería incomprensible entender como ha levantado un monumento teatral de la envergadura de ‘Alarde de tonadilla’ en un estupendo teatro como Tribueñe, una de las salas con mayor índice de utopía teatral que ver se pueda en la escena madrileña.

Estupendo, sí, pero no conviene tampoco olvidar que Tribueñe es también un pequeño teatro que viene siendo sostenido durante años con el titánico esfuerzo del tándem Pérez de la Pica e Irina Kouberskaya, y a uno le resulta difícilmente comprensible que un montaje de este calibre, ‘Alarde de tonadilla’, haya podido levantase y mantenerse en una sala de estas características, cuando es un espectáculo mucho más digno que muchos otros para ser exhibido en marcos más imponentes como podrían ser el CDN o el Teatro de la Zarzuela, por poner un par de ejemplos. Razón demás para acudir a Tribueñe a rendir un doble homenaje a ‘Alarde de tonadilla’, bellísimo modelo de lo que podría llamarse, sin complejos de ninguna clase, teatro musical español; y, en segundo lugar, a los impulsores de Tribueñe, por seguir apostando por un teatro como este, prodigio de buen gusto, delicadeza y un extremo cuidado por la música, la palabra, la canción y todo lo que las envuelve como espectáculo (vestuario, iluminación, escenografía y vídeo).

 

Tradición

En general, se suele hablar indistintamente de canción tradicional española, de copla y de tonadilla, cuando no estamos aludiendo exactamente a lo mismo. Es el propio Pérez de la Pica quien, en la presentación del espectáculo, justifica su título diciendo que “Opto por llamarla tonadilla, pariente y partícipe, con carácter más narrativo cómico trágico o melodramático, de las tonadas que denominan al cante grande de tan marcado carácter y difícil ejecución, espeluznante y conmovedor. La tonadilla es la canción que al momento podía inundar las calles, que no engendraba demasiada dificultad, excepto la delicadeza que conlleva siempre una interpretación justa y cabal”. Una definición más precisa y explicativa de la que se da en el Diccionario digital del tricentenario de la Real Academia Española, que define el término tonadillacomo Canción o pieza corta y ligera, compuesta para ser interpretada en un escenario”.

En las casi dos horas y media de espectáculo -con pequeño descanso incluido, que marca la transición de una a otra parte del mismo- pueden escucharse en vivo y en directo, acompañadas al piano por una excelente Tatiana Studyonova,temas comoRussignol, No la puso su madre, Dieguito León, Tres morillas, Amapolas y espigas,Carretera de AsturiasJuan y Manuela, Cuatro fuentes, Para el carro, Suspiros de España, SevillanasCruz de mayoEsperanza y Macarena, Rapsodia valenciana,Tengo sed, Romance de la otra, Al verde limón, rocío, Capote de grana y oro,ClavelitosTango de los claveles, El laurelAntonio Vargas HerediaSus pícaros ojos,Cigarreras y La Manuela.

Con un ritmo escénico ejemplar, suenan las magníficas voces e interpretaciones deCandela Pérez, Raquel Valencia, Helena Amado, Badia Albayati, Alberto Arcos, Ana Peiró y José Luis Sanz. Unas veces haciendo solos, otras dúos, tríos o coros, tocando los palillos, el pandero o las palmas, los siete artistas consiguen hacer renacer en el subconsciente de todo el público las emociones ancestrales de sonidos, ritmos y canciones que todos hemos escuchado desde la cuna:farrucas, seguidillas, fandangos, pasodobles, jotas, bulerías, valses, zapateados o chotis. Se trata, en definitiva, de un bellísimo repertorio escogido por Hugo Pérez de la Pica con un valor estético, cultural y sentimental de resonancias tanto populares como cultas (Lorca,Machado y otras voces de la poesía y la lírica españolas están también ahí), que arrebatan de principio a fin del espectáculo.

‘Alardes de tonadilla’ es un montaje más que imprescindible para todo amante del teatro exquisito que, además, es un compendio musical y literario de un pueblo, el español, de pasado cultural, literario y musical verdaderamente envidiables que, en los últimos tiempos, unas veces no tiene conciencia de poseerlo, y otras se avergüenza de su propia identidad.

Al excelente resultado final conseguido en este ‘Alarde de tonadilla’ han contribuido indudable y decisivamente todo el equipo artístico y técnico del montaje. Sería profundamente injusto no citar aquí el magnífico trabajo de escenografía deSantiago Martínez Peral; las coreografías de Juan Mata, Raquel Valencia,Alberto Arcos y elpropio Hugo Pérez de la Picaque también está, junto a Miguel Pérez-Muñoz, detrás de la prodigiosa iluminación(que recuerda la de los primeros años del siglo pasado). Y, para terminar, elvestuario de ensueño (vestidos, chaquetillas de torero) que han realizado las manosprodigiosas de Milagros SánchezConcha MorillasCarmen Rodríguez de la Pica Carmen Bravo,quecontribuyen decisivamente a esa borrachera barroca de colores sobre el escenario.

El montaje, en definitiva, reconcilia el más refinado gusto musical y literario con el acervo popular español y sería imprescindible llevarlo por todos los rincones de España.



‘Alarde de tonadilla’

Dirección y dramaturgiaHugo Pérez de la Pica

IntérpretesCandela PérezRaquel ValenciaHelena AmadoBadia AlbayatiAlberto ArcosAna Peiró y José Luis Sanz

Dirección musicalMikhail Studyonov

Ayudante de DirecciónAntonio Sosa

Asistente de producción: Eloísa López

Diseño gráfico: Paula Sánchez

Teatro Tribueñe, Madrid

Domingos a las 19:00