02 Jul

La herida

Escrito por José-Miguel Vila
Visto: 11

'La herida': rencor en familia

Manuel Galiana vuelve a dirigir un nuevo montaje recién estrenado en la madrileña Sala Estudio 2, 'La herida', un texto de Elena Belmonte, autora también de ese Baile de huesos, que ha llegado a convertirse en uno de los espectáculos emblemáticos del pequeño teatro del barrio de Embajadores tras casi cinco años ininterrumpidos en cartel, algo absolutamente inusual en el panorama teatral de la capital. Con Galiana, que encabeza el reparto, están también en escena Pilar Civera, Susana Sanz, Jesús GanuzaÓscar Olmeda y Pedro Fajardo. 

 

En un viejo caserón aislado en medio del campo, una madre, Ada, y su hija, Enma, reviven por enésima vez en los últimos años sus profundas diferencias. La primera no entiende la glotonería compulsiva de su hija, siempre con algo entre las manos para calmar su permanente ansiedad que ni siquiera la ha abandonado después de haberse casado. La hija, por su parte, reprocha a su madre su endémica falta de atención a la familia -excepción hecha del hijo, Henry, que la ha hecho abuela recientemente, y que siempre ha sido su ojito derecho-, y le vuelve a reprochar su egocentrismo patológico que le ha impedido siempre ver más allá de lo que sucediera fuera de su cuerpo. Pero esas cuitas internas ya enquistadas en el seno familiar se ven interrumpidas por la inesperada llegada a caballo de dos hombres que irrumpen en la casa de forma misteriosa e inquietante y su sola presencia será el revulsivo para que todas esas heridas personales y familiares salgan a flote, ya sin ningún remilgo, no solo entre madre e hija, sino también del despreocupado padre, Tony, y del hijo que acude también a la casa paterna después de haber sido avisado por su hermana de la llegada de esos dos hombres desconocidos, que no despiertan más que la desconfianza de la joven.

¿Qué ha llevado hasta allí a esos dos forasteros?, ¿qué buscan realmente esos hombres que parecen forajidos, personajes salidos del viejo oeste norteamericano? Las aparentes buenas formas de uno de ellos, y el silencio a prueba de bomba del segundo no frenan al ama de casa a invitarlos a un café y, si se tercia, incluso a comer. Todo sea por romper ese monótono existir, ese aislamiento de años y años que hace que esa mujer vea en la sorprendente visita más una inocente aventura que la sospecha de ver llegar a su casa a dos hombres con los caballos reventados, acaso por ir huyendo de algo o de alguien, o por una persecución implacable a un tercero…

 

En una sencilla escenografía (un par de cómodas sillas de terraza y una mesita en primer término, y dos pequeños bancos de madera en el porche, que se comunica con el comedor y con la cocina, situada al fondo tras unas cortinas claras), y con sonidos de caballos que se acercan o se alejan -según los momentos-, la historia inunda de enigmas y de inquietud la sala mientras los seis actores, regidos por la sabia mano de Galiana, dan el punto justo a sus personajes, que buscan denodadamente una razón de verdadero peso para seguir encontrando un porqué a su anodina existencia.

Una propuesta interesante cuando los teatros madrileños están ya a punto de echar el cierre por vacaciones y andan ya ultimando sus programaciones -si es que no lo han hecho ya- para la próxima temporada.

 

 

'La herida'

TextoElena Belmonte

DirecciónManuel Galiana

IntérpretesManuel GalianaPilar CiveraSusana SanzJesús GanuzaÓscar Olmeda Pedro Fajardo

Sala Estudio 2, Madrid

En julio, domingos 20 h. (Consultar, no obstante, programación de la sala).