30 May

Génesis 6, 6-7

Escrito por José-Miguel Vila
Visto: 5

'Génesis 6, 6-7', el principio y el fin

La desgarradora Trilogía del infinito de Angélica Liddell que ha podido verse en los Teatros del Canal de Madrid del 23 al 30 de mayo, se ha cerrado con 'Génesis 6, 6-7', probablemente la propuesta más desnuda, más metafórica y más críptica de la controvertida dramaturga española, ausente por voluntad propia durante casi un lustro de los escenarios de su país. Su vuelta no ha podido ser más deslumbrante: entradas agotadas desde hace meses, extraordinaria acogida del público -no exenta de controversia, por supuesto, sino no hablaríamos de Liddell-, y, lo más importante, Angélica sigue siendo fiel a sí misma y, como los viejos rockeros, continúa brindando variaciones poéticas y plásticas en torno a sus temas 'de cabecera', léase obsesiones personales, que circulan en torno a la irracionalidad, la belleza perdida, la pulsión del amor y del erotismo y la necesidad de volver a los orígenes, que se encuentran en Dios, en la muerte, en la violencia extrema que supone el mero hecho de vivir.

Si la poeta estadounidense Emily Dickinson es el eje central de 'Esta breve tragedia de la carne' (https://www.diariocritico.com/teatro/esta-breve-tragedia-de-la-carne-critica), y el crimen caníbal de Issei Sagawa y de la masacre de Bataclan los ejes de '¿Qué haré yo con esta espada?' (https://www.diariocritico.com/teatro/critica-que-hare-yo-con-esta-espada), la Trilogía se cierra en 'Génesis 6, 6-7', con claras referencias al Antiguo Testamento y a la tragedia griega concentrada en la figura de Medea ("No se puede vivir más sola que contemplando morir tu descendencia").

La ganadora del León de Oro en la Bienal de Venecia considera que "la belleza no se alcanza sin hacer la guerra, sin un acto violento que nos devuelva al origen, al silencio, a la oscuridad, cuando solo existía Dios y el verbo era canto". Partiendo de un audiovisual que se proyecta sobre la gran pantalla que sirve de fondo -a veces también baja una larga cortina transparente que lo cubre-, en el que se proyecta una operación de circuncisión en primerísimo plano, la performance discurre por metáforas sutiles que exigen una atención suprema al espectador. Todo ello, claro está, si han sobrevivido a esas primeras imágenes que, al menos, costaron el desmayo de un espectador que hubo de ser sacado fuera de la sala por otros que se encontraban cerca. La otra alternativa, por la que optó otra parte del público fue la de cerrar los ojos. Y es que sus metáforas siguen hiriendo, incomodando y estremeciendo al espectador. Muchas de ellas se quedarán con él durante meses, años, si no es para siempre. Si no en forma de herida, sí al menos como cicatrices que remiten a una cierta y dolorosa poesía de la plástica y de la palabra, la de Angélica Liddell.

"¿Qué haremos cuando la belleza no pueda sostener nuestra existencia? ¿Qué haremos cuando la belleza no pueda sostener este dolor?", se pregunta en un momento de la performance la autora, directora, escenógrafa y vestuarista de la misma. Una pregunta que traslada al espectador, creo que en esta tercera y última parte de la Trilogía, menos sacudido, menos vibrante y estremecido que en las dos anteriores. Con todo, acudir a vivir cualquiera de los montajes de Angélica Liddell es toda una experiencia. Adictiva para sus fieles, que no dejan pasar la oportunidad de volver a verla. Más que recomendable para quienes aún no la conocen porque, sin duda, de Liddell seguirá hablándose más allá de su presencia física entre los mortales, mucho más allá de ese día en que vuelva a encontrarse con ese mismo Dios que unos cuantos siglos antes también buscaron apasionadamente dos paisanos suyos, Teresa de Jesús y Juan de laCruz.

 

'Génesis 6, 6-7'

Espectáculo en español y ruso con sobretítulos en español

Dirección, escenografía y vestuario: Angélica Liddell

Intérpretes: Angélica Liddell, Sarah Cabello Schoenmakers, Paola Cabello Schoenmakers, Tatiana Arias Winogradow, Yury Ananiev, Aristides Rontini, Sindo Puche, Borja LópezLola Cordón, Juan Aparicio Natalia Angeletti

Técnico de sonido: Sandra Vicente

Técnico de luz: Octavio Gómez

Jefe Técnico: David Benito

Regiduría: Roberto Baldinelli

Producción: Gumersindo Puche

Asistente de producción: Borja López

Producción: Fondazione Campania dei Festival - Napoli Teatro Festival Italia, laquinandi, S.L.

Coproducción: Humain trop humain - CDN Montpellier y Teatros del Canal

Con el apoyo de la Comunidad de Madrid y Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Teatros del Canal, Madrid

29 y 30 de mayo de 2018