13 May

La familia No

Escrito por José-Miguel Vila
Visto: 34

'La familia No', surrealista, líquida y compleja visión del núcleo familiar

Gon Ramos (Madrid, 1989), es uno de nuestros más jóvenes exponentes teatrales de originalidad, tenacidad y contumacia. Lo demostró en su primer montaje propio, Yogur piano, cuyo éxito indiscutible en el Off madrileño, dentro del Espacio Labruc, acabó llevándolo a ser también representado en el Centro Dramático Nacional. Más tarde vino Un cuerpo en algún lugar, aclamado también en el Pavón Teatro Kamikaze. Ramos regresa ahora y estrena nuevo montaje, dentro de la V Muestra de Creación Escénica Surge Madrid, ‘La familia No’, representada únicamente los días 10, 11 y 12 de mayo en la Sala Cuarta Pared.

La valentía creativa de Gon Ramos es indiscutible porque, en su necesariamente aún corta, pero intensa y prometedora trayectoria creadora, ha puesto una voz personalísima tanto en los textos como en su materialización sobre el escenario, y ‘La familia No’ no iba a ser una excepción en el camino recorrido. Su texto es complejo y su representación escénica aún más y ello demuestra que a Ramos no le gusta volver a transitar por paisajes conocidos, y que solo el riesgo le motiva a la hora de levantar nuevos proyectos.

Interpretada por unos intensos Jacinto Bobo, Fabia CastroEmilio Gómez Mona Martínez, ‘La familia No’ es un complejo ejercicio de realidad y ficción a través del cual cuatro hermanos realizan un viaje de ida y vuelta desde la infancia hasta hoy. La fábula comienza con un objeto inmenso, algo parecido a un vehículo, en medio del escenario recubierto por un gran plástico rojo. Las cosas son lo que parecen y, entre penumbras y luces sugerentes -las que pone sobre la escena Javier Ruiz de Alegría, diseñador de la escenografía y la luz del montaje-, las figuras de dos hombres y dos mujeres retiran la funda del coche ahí aparcado entre un vendaval incómodo que presagia tribulaciones y peligros.

Los cuatro hermanos se quedan solos, durante un tiempo indeterminado, mientras sus padres acuden a comprar algo de avituallamiento en la tienda de la gasolinera donde han parado un momento, para poder acudir ya del tirón hasta la playa, que es a donde se dirigen, para pasar unos días de vacaciones. A partir de ahí el tiempo queda en suspenso, los niños se hacen adultos, sus identidades cambian, el coche se trasforma y el público asiste al sinfín de conflictos, frustraciones personales y colectivas, deseos satisfechos e insatisfechos, tensiones y sueños de los cuatro hermanos que, además, a veces toman también el rol de padres en las distintas historias que, entre todos, van tejiendo en eso que no se sabe muy bien si es una larga espera, un tiempo subjetivo o una ensoñación encadenada en distintos momentos.

Ideas, ensoñaciones, imágenes líquidas que bien pudieran acontecer bajo las aguas de ese mar que espera a la familia, se suceden inconexas, evocadoras, incluso surrealistas, en una propuesta que nos parece la más compleja de las tres levantadas hasta ahora por el joven dramaturgo, director y actor madrileño. El espectador tendrá que poner mucho de su parte para intentar zambullirse en esta historia familiar, no precisamente cómoda ni complaciente.

La familia No’

Texto, dramaturgia y dirección: Gon Ramos

Intérpretes: Jacinto BoboFabia CastroEmilio Gómez y Mona Martínez

Asistente a la dirección artística: Inma Cuevas

Diseño de iluminación y escenografía y atrezo: Javier Ruiz de Alegría

Diseño de vestuario: Tatiana de Sarabia

Fotografía: Emilio Gómez

Producción ejecutiva: Jesús Sala

Productores: Inma Cuevas y Jesús Sala

Kendosan Producciones

Sala Cuarta Pared, Madrid