15 Mar

Who is me. Pasolini (Poeta de las cenizas)

Escrito por José-Miguel Vila
Visto: 94

'Who is me. Pasolini (Poeta de las cenizas)', una cita íntima con el Pasolini ético y estético

La figura literaria, intelectual, personal, social y política de Pier Paolo Pasolini desde el mismo Pasolini, a través de la no interpretación del actor argentino Gonzalo Cunill en un trabajo magnífico de acercamiento al espectador del poeta, escritor y cineasta italiano asesinado en 1975, cuando apenas pasaba de los 40 años. Esto es, en resumen, 'Who is me. Pasolini (Poeta de las cenizas)', un montaje ideado por Àlex Rigola para 30 espectadores, que se puede (y, si sigues mi humilde consejo, debes…) ver estos días en los Teatros del Canal de Madrid.

El 2 de noviembre de 1975, el cuerpo sin vida de Pasolini fue encontrado en el hidropuerto de Ostia. Después de su asesinato, entre sus papeles, se encontró un largo poema autobiográfico inacabado en el que el propio Pasolini responde a ciertas preguntas de un periodista en una entrevista imaginada. Allí se muestra con toda su descarnada crudeza el hijo, con su complejo de Edipo, que genera unas relaciones tortuosas con su padre (“¿crees que puedes tener un sueño, no recordarlo y que te cambie la vida?”); el joven poeta de los más desfavorecidos que acaba por renunciar a la literatura y a su propio país para convertirse en un cineasta apátrida (“el cine en sí mismo es una lengus, es una experiencia filosófica”); el hombre y el intelectual comprometido con su tiempo que no renuncia a confesar su comunismo militante (“el comunista es también un pequeño burgúes que lo dramatiza todo”), aunque eso le lleve a tener que responder con inusitada frecuencia ante los tribunales italianos.

 

Más es menos

Pero, además, y entre otras muchas facetas de Pasolini, estaba también la de ser un tifosi (hincha) de la escuadra azzurra (el color azul es el de la selección italiana), y es así, vestido con el equipamiento de su selección (el vestuario está diseñado por Silvia Delagneau), como el alter ego de Pasolini, Gonzalo Cunill, recibe a los aproximadamente 30 espectadores que disfrutan de cada función durante algo más de una hora. La escenografía la constituye una caja de madera abierta por arriba -recuerda a esas cajas en las que se transportan las obras de arte- y que durante toda la función permanece con la puerta abierta, como sucedía en Vania. El diseño de la caja es de Max Glaenzel y en ella también se proyectan algunas imágenes de Pasolini y de sus films.

Esa verdad que siempre busca Rigola en los personajes (“me interesa mucho más ver en el escenario a personas, que a personajes”, nos decía el director catalán recientemente en estas mismas páginas), y eso rezuma por todos los poros de la piel de Gonzalo Cunill, en un trabajo actoral delicioso y homogéneo de principio a fin del montaje.

Más es menos, parece decir últimamente con todos sus montajes el magnífico director de escena catalán que, una vez más, da muestra de un saber profundo, desprovisto de toda afectación, en la búsqueda permanente de la esencia del teatro. Un trabajo que ya pudimos degustar en Vania, y que ahora volvemos a disfrutar con la misma intensidad y belleza en este 'Who is me. Pasolini (Poeta de las cenizas)'

 

'Who is me. Pasolini (Poeta de las cenizas)'

AutoríaPier Paolo Pasolini

TraducciónFernando González García

Dirección y adaptaciónÀlex Rigola

DramaturgistaCarlota Subirós

InterpretaciónGonzalo Cunill

EscenografíaMax Glaenzel

VestuarioSilvia Delagneau

Ayudantía de direcciónAlba Pujol

ProducciónJordi Puig "Kai"

Teatros del Canal, Madrid

Del 6 al 18 de marzo y del 23 al 27 de mayo de 2018