02 Mar

E.V.A.

Escrito por José-Miguel Vila
Visto: 48

‘E.V.A.’: el umbral del dolor y del azar

Cumplir 25 años como compañía en el teatro, y en los tiempos que corren, no solo es una noticia, es un milagro. El que está celebrando con esta comedia dramática, ‘E.V.A.’, la compañía catalana T de Teatre (11 espectáculos, 2.500 funciones y cerca de un millón de espectadores en este cuarto de siglo), desde el 1 de marzo en el Teatro Pavón Kamikaze. Y lo hace con un montaje en torno al dolor. De ahí el acrónimo de la escala visual analógica del dolor (E.V.A.), una línea dividida en diez puntos que sirve para medir el grado de dolor que experimenta un sujeto, para dar título al montaje. Un dolor que, probablemente, está más en relación con las características físicas y psicológicas de la persona, que de la posible objetivación según el tipo de dolor del que se trate (crónico, físico, vital, somático, moral, del alma…).

 

Pero, en realidad ‘E.V.A.’, además de con el acrónimo, juega también en el título con el nombre de uno de los personajes de la comedia, Eva, una chica que cumple 25 años (como la compañía). Con dramaturgia de Marc ArtigauCristina Genebat Julio Manrique, y dirigida por éste último, la comedia dramática está protagonizada por Ágata Roca (Ágata, una actriz que sufre un bloqueo y no puede cantar); Rosa Gàmiz (Lola, una agente de la propiedad inmobiliaria, algo alocada, que nunca se ha atrevido a elegir); Marta Pérez (Paloma, una anestesista experta en el tratamiento del dolor que sufrió acoso escolar en su infancia); Carme Pla (Clara, una madre soltera que está a punto de dejar marchar de casa a su hija, Eva), y Carolina Morro (Eva, la joven de 25 años). Junto a ellas, actúan dos hombres: Albert Ribalta (Yoshiro / Àngel), y Jordi Rico (Piu / Adam).

Vidas cruzadas

Aunque con un cierto aire de thriller psicológico, la comedia ahonda en las relaciones interpersonales de varios hombres y mujeres que, aparentemente, no tienen ningún nexo anterior que los una. Sin embargo, poco a poco, el espectador descubre que, en realidad, se trata de cuatro antiguas compañeras de clase, con distintas sensibilidades y variadas relaciones afectivas, a quienes el azar une 30 años después. Y ese aire de suspense y de comedia alocada iniciales va tomando cuerpo, a medida que avanza el montaje, y acaba transformándose en un análisis profundo de la forma de enfrentarse a la vida de esas mujeres, y de sus diversas formas de afrontar sus relaciones con los hombres.

Aunque la trama ideada por T de Teatre tiene varias capas y, por tanto, otras tantas lecturas, todas ellas convergen en lo que algunos neuropsicólogos han definido como los tres temas cruciales del siglo XXI: las mujeres, las emociones y las neurociencias. ‘E.V.A.’ es, pues, una comedia -y muy divertida, por cierto-, pero también un juego de relaciones personales que invita a pensar acerca del paso del tiempo, de la incidencia del azar en nuestras vidas, y de las limitaciones en nuestra capacidad de elección por los mil y un condicionantes personales, familiares y sociales que nos atenazan siempre.

La sencilla, brillante y eficaz escenografía de Alejandro Andújar dibuja el marco perfecto para definir el complejo puzle de las existencias de tantos y tan variados personajes y de sus interrelaciones, que no dejan de albergar sorpresas permanentes, como las cajas chinas, hasta llegar finalmente a descubrir, con el tiempo, la verdadera esencia de lo que esconden.

 

 

‘E.V.A.’

TextoMarc ArtigauCristina Genebat y Julio Manrique

DirecciónJulio Manrique

IntérpretesRosa GàmizCarolina MorroMarta PérezCarme PlaAlbert RibaltaJordi Rico y Àgata Roca

Colaboración especialMamen Duch y Carme Fortuny

EscenografíaAlejandro Andújar

VestuarioMaria Armengol

IluminaciónJaume Ventura

Música originalMarco Mezquida

SonidoDamien Bazin

VídeoFrancesc Isern

Ayte. de direcciónMarc Artigau

Producción ejecutiva y gerenciaDaniel López-Orós

FotografíaDavid Ruano

Teatro Pavón Kamikaze, Madrid

Hasta el 11 de marzo de 2018