11 Oct

El sigilo

Escrito por José-Miguel Vila
Visto: 34

'El sigilo': nadie sabe

Ana y Leonor son dos mujeres solas, aisladas, con preocupaciones aparentemente bien distintas. Una acaba de entrar al local donde va a celebrar una fiesta con su hijo y sus amigos. No hay nadie en el local y ella, entre llamada y llamada por si acude alguien, comienza a aprovechar el tiempo y no deja de tender cintas entre un sitio y otro del habitáculo para decorar lo que parece que va a ser una fiesta de Halloween. Un piano mal afinado, de vez en cuando emite una nota aislada que, el propio paisaje transforma en inquietante… Al mismo tiempo, otra mujer, situada en el extremo contrario del escenario, unas veces sentada, encogida, atemorizada incluso, habla consigo misma o con su marido (no se ve, pero se siente…), quejándose amargamente de que las cosas no son como ambos imaginaron alguna vez, que no tiene sentido seguir así, que está dispuesta a irse lejos, muy lejos, si es necesario.

Estamos en medio de un montaje, ‘El sigilo’, que dirige el argentino Pablo Razuk a partir de un texto de su compatriota Patricia Suárez y que acaba de estrenarse internacionalmente en la madrileña sala de El Umbral de Primavera dentro del II Ciclo de Teatro Argentino.

Las estupendas actrices que ponen voz y cuerpo a esas dos mujeres son las también argentinas Georgina Rey Flor Saraví que, contenidas, locuaces, activas pero, al mismo tiempo, atenazadas y medrosas, viven situaciones diferentes a primera vista que, sin embargo, a medida que avanzan en sus parlamentos, encuentran un punto en común: ambas son víctimas de la violencia de género y aspiran de forma desesperada a no convertirse también en las próximas víctimas mortales.

La luz es escasa, con azules, rojos y naranjas en predominio; el ambiente tiene algo de siniestro en ambos lados del escenario. En uno, unas telas blancas extendidas sobre unas cuerdas, se van tiñendo poco a poco por las cintas que cuelga la mujer que, nerviosa, contrarreloj, parece decidida a terminar cuanto antes la labor que la ha llevado allí. En el otro extremo, otra mujer, en la que no habíamos reparado hasta que no se proyecta también sobre ella otro rayo de luz, está ensimismada, intentando entender por qué vive ahí, en medio del campo, aislada, sin ver a nadie nunca, sostenida por lo que en algún momento parece haber sido el amor y que ahora se parece mucho más al miedo, a la desesperación.

Nadie sabe con certeza qué puede suceder detrás de las puertas de una casa, en la intimidad de una pareja que, incluso, puede aparecer públicamente como normal, sobre todo tratada así, de uno en uno. Pero el infierno, al menos una parte de ese infierno diario, permanente y con un final esperable, lo mismo puede cortarse si saltan todas las alertas en quienes están cerca, en realidad, en quienes estamos cerca, porque a todos nos atañe...

Esa es la llamada que este montaje lanza al espectador que, si se acerca al Umbral de Primavera, cualquiera de los sábados de octubre, acabará llevándose la seguridad de estar delante de un teatro comprometido, emocionante y verdadero, con dos actrices entregadas, cuyo trabajo engrandece una función que, quizás, podría tener un desarrollo algo mayor.

 

‘El sigilo’

TextoPatricia Suárez

DirecciónPablo Razuk

IntérpretesGeorgina Rey y Flor Saraví

Creación musical, diseño sonoro y arreglos: Miguel Magdalena ‘Peri’

Ayudante de direcciónPilar Calvo

El Umbral de Primavera, Madrid

Sábados de octubre 2017 a las 22:30 h.