15 Jun

Barbados, etcétera

Escrito por José-Miguel Vila
Visto: 48

'Barbados, etcétera', acordes y desacordes de pareja

Escrita y dirigida por Pablo Remón y protagonizada por Fernanda Orazi y Emilio Tomé, El Pavón Teatro Kamikaze sube a su escenario en este verano caluroso ‘Barbados, etcétera’, tres historias, o una sola historia con tres vertientes en donde las relaciones de pareja son el meollo de cuanto se dice en escena. Y las tres historias tienen un denominador común, la isla de Barbados -de ahí el título del montaje-, como metáfora de ese lugar tan real como imaginario, idílico y sublimado en donde uno piensa que es posible que desaparezcan todos los desencuentros, las aristas y las chispas que saltan cotidianamente en toda relación de pareja.

Un texto repleto de un humor tan negro como inteligente, claramente pesimista, y una interpretación deliciosa de Fernanda Orazi y Emilio Tomé, que durante poco más de 60 minutos y a menos de dos metros de los espectadores, y con solo dos pequeños banquitos separados entre sí como única escenografía, los actores manejan la palabra, el cuerpo y la gestualidad con la misma destreza e intensidad que los silencios, a veces prolongados. El resultado es una comedia con rasgos de drama -o viceversa, un drama con tintes de comedia- que deja un regusto amargo por la dificultad que la cotidianeidad inyecta en la convivencia de pareja por mor de la reiteración de situaciones, palabras y gestos que matan la ilusión y la frescura iniciales, y sin esperanza alguna de rescatarlas jamás.

Digo texto, pero hay que hablar también de subtexto porque lo que se dice no es siempre lo que se piensa, ni lo que se cree, ni lo que se hace. Y todo eso se deja entrever por los gestos, el énfasis, la desgana, la mentira o la ensoñación que provocan unos diálogos aparentes que, en realidad, son monólogos temáticos que se entrecruzan pero que no albergan en sí ninguna intención de escucha del otro. El resultado es un análisis despiadado y desesperanzado del amor y la comunicación que pueda llegar a establecerse entre una pareja, en ese mundo cerrado y lejano que puede ser también una isla soñada como Barbados.

El minimalismo de ‘Barbados etcétera’ no está solo en la escenografía sino también en la palabra y en el ritmo que se instala en el desarrollo del montaje, concebido como si de una composición musical se tratase, con un asunto o tema central al que se le van añadiendo variaciones que lo que hacen es remarcar aún más la melodía principal, la mala relación de pareja.

El montaje de Remón es divertido pero, al tiempo, incita a la reflexión, al análisis y al autoanálisis, para intentar descubrir esos acordes, esas variaciones que, si no se interpretan armónicamente, a dos voces, con un mismo tiempo y una misma melodía, pueden acabar por convertirse en desacordes, en cacofonías, en el principio del fin de una pareja.

No sé por qué, pero al terminar de vivir este ‘Barbados, etcétera’ se me cruzaron en la memoria aquellos Secretos de un matrimonio, de Bergman, el cineasta sueco que diseccionó en la gran pantalla el amor de pareja, un mismo tema que, sin embargo, aquí es tratado con la misma inteligencia, pero con un gran sentido del humor y con infinito menor sentido trágico de la vida. No en vano, claro está, Pablo Remón viene del Sur.

 

‘Barbados, etcétera’

Texto y direcciónPablo Remón

IntérpretesFernanda Orazi y Emilio Tomé

Ayudante de direcciónRaquel Alarcón

Iluminación y sonidoDavid Benito y Óscar G. Villegas

Escenografía y vestuarioLa­_­Abducción

FotografíaVanessa Rábade

Diseño del cartelDani Sanchis

ProducciónSilvia Herreros de Tejada y Pablo Ramos Escola

Una producción de La_Abducción y El Pavón Teatro Kamikaze

El Pavón Teatro Kamikaze, Madrid

Hasta el 29 de junio de 2017