23 Ago

El pequeño poni

Escrito por José-Miguel Vila
Visto: 614

'El pequeño poni': derecho a ser diferente

Sucedió en 2014 y en Estados unidos pero podría haber ocurrido en cualquier otro lugar del globo. Un niño de nueve años tuvo que soportar agresiones físicas y verbales de sus compañeros de colegio por un motivo tan simple como el de llevar al centro escolar una mochila con un dibujo de la serie de animación infantil My little pony, ‘El pequeño poni’. El colegio, en lugar de afear la conducta de los alumnos, apuntó hacia el niño como fuente del problema por acudir a clase con la mochila, ya que consideraba este gesto tan inocente como el origen de la “provocación” y las consiguientes disfunciones en la convivencia del centro. Dicho de otra forma, que el colegio legitimaba en acoso escolar al que una inmensa mayoría de alumnos sometía a otro alumno por el mero hecho de llevar una mochila con un pequeño caballito de colores chillones. Estamos en un caso más de bullying, o acoso escolar.

Paco Bezerra (Almería, 1978), ha partido de este suceso para escribir un texto que ahora llevan al escenario del Teatro Bellas Artes de Madrid bajo la dirección de Luis LuqueRoberto Enríquez (Jaime, taxista que sale siempre en turno de noche a trabajar)y María Adánez (Irene, su esposa), que encarnan con fuerza y verdadera tensión a los padres del niño acosado, Luismi.

En el montaje, muy ágil y con claros tintes cinematográficos, justo en el centro del escenario, hay una mesa rectangular y tres sillas, una de las cuales pertenece al hijo -aunque siempre está presente en la conversación de los padres, no aparece nunca en escena-, y una butaca gris. La escenografía, minimalista,es de Mónica Boromello;el vestuario actual de Almudena Rodríguez;la evocadora música deLuis Miguel Cobo;el vídeo de Álvaro Luna, que discurre entrelo poético y lo real,y la precisa iluminación de Juan Gómez Cornejo.

Bezerra y Luque sitúan a los padres en un verdadero enfrentamiento ideológico que sintetiza las dos formas a las que, finalmente, se reduce en nuestros días, la convivencia social: seguridad o libertad (elija usted cuanto quitamos de una para dársela a la otra).

Ambos están verdaderamente aterrados por las consecuencias físicas y psicológicas que la situación puede provocarle a su pequeño, discuten sobre la manera de enfrentarse al problema desde esas dos posturas antagónicas, frontalmente distintas, aunque perfectamente legítimas, libertad versus seguridad.Por un lado, el padre defiende la libertad de suhijo a llevar esa u otra mochila cualquiera, mientras que la madre se pone en lugar de la mayoría, y cree más operativo dejar la mochila en casa y utilizar otra más neutra, a ver si así se apaga cualquier conato de acoso.

“El bien común, muchas veces, no es lo mejor para uno”, dice el padre en uno de los momentos más encendidos de la discusión entre los cónyuges. En el informe que lee Jaime, su hijo ha identificado a 253 compañeros acosadores y, sin embargo, en el mismo documento oficial se dice que el nivel de acoso al que ha estado sometido su hijo es solo del 5 por ciento. Al mismo tiempo, la madre, orgullosa de pertenecer a la inmensa mayoría, se plantea, muy angustiada, si realmente quiere o no a su hijo.

El montaje apunta descarnadamente hacia una sociedad (padres, profesores, adultos…) que contemplan como crueles e impasibles espectadores una situación que protagonizan sus hijos, sus alumnos, los hijos de sus vecinos, y a la que no son capaces de dar una solución aceptable. Los pequeños -acosadores y acosados- son los menos culpables porque son meros imitadores de unos estereotipos que sus mayores les han ido inculcando suave e imperceptiblemente.

‘El pequeño poni’ es una necesaria e interesante historia que incomoda al espectador que, desde luego, no verá tan lejana esa circunstancia que Bezerra trasladó de Estados Unidos a cualquier otro país del mundo en nuestros días.

'El pequeño poni’

TextoPaco Bezerra

Dirección:Luis Luque

IntérpretesRobertoEnríquez y María Adánez

Ayudante de dirección: Hugo Nieto/Álvaro Lizarrondo

Fotografía: Luis Malibrán

Teatro Bellas Artes, Madrid

Hasta el 16 de octubre de 2016