28 Jul

Clásicas envidiosas

Escrito por José-Miguel Vila
Visto: 242

‘Clásicas envidiosas’, parodia a Shakespeare

El cuarto centenario de la muerte de Shakespeare está dando también mucho de sí en España. Y no todo han sido montajes severos, ortodoxos o vanguardistas de algunas de sus clásicas piezas. Ha habido también espacio para la parodia, la chanza y el cachondeo. Ese es el caso de ‘Clásicas envidiosas’, que estos días ha subido al escenario del Pequeño Teatro Gran Vía, en pleno corazón comercial y del espectáculo madrileño. El texto de estas ‘Clásicas envidiosas’ es de Chema Rodríguez-Calderón (que, no conforme con ello, se mete también en la piel de uno de sus personajes), y la dirección de Juanma Cifuentes.

Los actores que, de miércoles a domingo, suben al escenario son todos chicos -recuérdese que ellas no podían hacerlo en la Inglaterra de los tiempos de Shakespeare-, y todos con tirón popular y vis cómica garantizada: Julián Ortega/David Carrio (Hamlet), Chema Rodríguez-Calderón (Ofelia), Pedro Bachura (Julieta), Gerard Clúa/Jorge Alvariñas (Romeo) y Juan MadridDelgado (Lady Macbeth).

Un programa de Radio Martelache -el mismo nombre que lleva la compañía que ha puesto en pie este montaje- se dispone a ofrecer el tercer acto de ‘Hamlet’, uno de los clásicos del genio inglés más representados en todo el mundo. Pero algo se sale del guión… Por primera vez, Ofelia no quiere suicidarse. Y, además, ya está harta de que el Príncipe de Dinamarca lleve cuatro siglos nadando en un mar permanente de dudas (“Ser o no ser, esta es la cuestión…”). Ella está dispuesta a terminar con esta agonía y, lo que aún sorprende más, a dejar de ser la perdedora y a convertirse en un nuevo icono de la rebeldía, el inconformismo, y la dignificación del papel de la mujer en la tragedia shakespeariana. Para ello, además, recurre a otras dos protagonistas “hermanas”: Julieta y Lady Macbeth A partir de aquí, casi hora y media continuas de parodia constante, con un humor que mezcla la historia con la actualidad, los personajes trágicos de Shakespeare con los de nuestros días (reyes de España incluidos). El resultado, depende del rigor con el que mire el espectáculo: quien vaya esperando encontrar una tragedia al uso vinculada a la obra del autor inglés, saldrá decepcionado; quien haya dejado los prejuicios fuera de la sala y busque la evasión y el desenfado, habrá dado de lleno en el clavo porque estas ‘Clásicas envidiosas’ es un montaje a medio camino entre el show popular y el cabaret, que tanto abundaba en la zona hace ya unos cuantos años.

Aunque el montaje está lleno de un humor gamberro, fresco, descarado, salpicado también de ciertos gestos y palabras que a algún espectador puede llegar, incluso, a parecerles zafios y groseros, esconde también un gran conocimiento del teatro de Shakespeare, y de los mecanismos teatrales de la comedia, ese género tan difícil de montar porque, al final, siempre peca por exceso para unos, y por defecto, para otros. Y si hay que apuntar a alguien en la frescura, el ingenio y el desparpajo, habría que hacerlo hacia la Ofelia que dibuja el propio Chema Rodríguez-Calderón, cuya chispa no deja de brillar de principio a fin de la obra.

‘Clásicas envidiosas’

Texto: Chema Rodríguez-Calderón

Dirección: Juanma Cifuentes

Intérpretes: Julián Ortega/David Carrio (Hamlet), Chema Rodríguez-Calderón (Ofelia), Pedro Bachura (Julieta), Gerard Clúa/Jorge Alvariñas (Romeo), Juan Madrid Delgado (Lady Macbeth)

Escenografía: Mónica Teijeiro

Vestuario: Fran de Gonari

Diseño de luces: Víctor Mones

Coreografía: Juanma Cifuentes, Gerard Clúa

Pequeño Teatro Gran Vía (Madrid).

Hasta el 7 de agosto de 2016. De miércoles a domingos.