30 Jun

Woyzeck

Escrito por José-Miguel Vila
Visto: 281

'Woyzeck' o la despersonalización, en Cuarta Pared

Innumerables adaptaciones teatrales, una ópera de Alban Berg, y una versión para la gran pantalla de Werner Herzog, han hecho posible que a cualquier espectador teatral o cinéfilo el nombre de ‘Woyzeck’ no le sea, ni mucho menos, desconocido. Efectivamente, se trata de la obra de Georg Büchner, el malogrado poeta y dramaturgo que dejó inconclusa su obra, al morir aún muy joven en 1837. Con todo, una primera edición de ‘’Woyzeck’ no vio la luz hasta 1879 y no se llegó arepresentar hasta 1913 en el Residenztheater de Múnich.

Ahora, y bajo la dirección de Víctor Velasco, los alumnos de la Escuela de Teatro Cuarta Pared, han vuelto a llevar a escena este texto “casi fundacional de nuestra cultura”, como se dice en la presentación del montaje, que ha podido verse en la misma Sala Cuarta Pared, durante cuatro representaciones llevadas a cabo los días 28 y 29 de junio.

La pieza está basada en un hecho real y, en su versión original, narra la historia deFranz Woyzeck, un soldado raso que hace trabajos extras para un capitán y que no le importa someterse a un experimento por el que, durante un largo periodo de tiempo, no come más que garbanzos, lo que le produce una grave alteración de su personalidad, que llega a provocarle alucinaciones y visiones apocalípticas.

La versión libre de Víctor Velasco reduce la obra a unos 80 minutos de representación, y reúne en escena a once jóvenes actores (seis chicos y cinco chicas), que comienzan teniendo una personalidad propia, definida -AndrésFranz,Marie,…- pero que muy pronto acaban perdiéndola para convertirse en masa alienada y despersonalizada, sujeta a las más bajas pasiones y a la explotación.

Con una concepción muy sencilla de la puesta en escena, basada en el movimiento de unas cuantas sillas por el escenario, el constante ir y venir -muchas veces repetitivo y alienante- de los actores, y los numerosos cambios de luz (rojos, azules, blancos, amarillos), que sugieren tanto el transcurso del tiempo como del entorno espacio físico en donde se mueven los hombres y mujeres, Velasco ha querido incidir en el hecho de que las condiciones sociales llegan a anular al individuo.

Es cierto que todo hombre es un todo insondable pero, considerado en masa, como la suma de miles y miles de seres humanos, homogenizados, convenientemente sometidos y orientados hacia ciertos terrenos socialmente asumidos, pueden llegar a despersonalizarlo. Hasta el punto que, al final del montaje, todos los personajes masculinos se llaman Woyzeck, y los femeninos, Marie

Pero, además de la adaptación del clásico de Büchner, el montaje tiene el aliciente de ver surgir nuevos talentos para el teatro de una escuela que lleva ya la friolera de más de 35 años de trabajo y esfuerzo por seguir sacando nuevos actores, directores y dramaturgos a la luz. En este caso, actores, que están a la altura de lo que uno espera de esta calidad y experiencia. Ya verás como pronto empiezas a familiarizarte con nombres como los de Maya PatChechu NaranjoLuis GuzmánÁngela AguilarFrancisco MartínezCristian DuránLucía M. HerreraAxel Novo,Lutza BorsosDavid Sagar y Sara Batuecas.

¡Enhorabuena a Escuela, director y actores! La versión de este ‘Woyzeck’ es más que interesante…

'Woyzeck'

Autor: Georg Büchner

Director: Víctor Velasco

Sala Cuarta Pared, Madrid