14 Jun

Battlefield

Escrito por José-Miguel Vila
Visto: 250

'Battlefield': la bilis de la guerra, para Peter Brook

‘Mahabharata’ (en sánscrito, Gran Bharata), es el más extenso poema épico de la literatura india antigua y, aunque se trata básicamente de una obra profana, se recita de manera ritual y muchos creen que confiere ciertos méritos religiosos a quienes lo escuchan. El tema central del Mahabharata es la lucha entre dos ramas de una misma familia noble, los panduidas y los kuruidas, por la posesión de un reino del norte de la India, el Kurukshetra.

Treinta años después de la legendaria producción que Peter Brook -el director de escena más influyente del ámbito europeo- levantó en 1985 y que supuso una verdadera revolución teatral, el maestro vuelve donde solía. Pero no lo hace en solitario, sino acompañado de Jean-Claude Carrière, en cuya obra, además del Mahabharata, se ha inspirado para el montaje, que ha adaptado y dirigido junto aMarie-Hélène Estienne. El renovado montaje lo ha titulado ‘Battlefield (Campo de batalla)’.

Peter Brook ha clausurado con este ‘Battlefield’ el XXXIII Festival de Otoño a Primavera en los Teatros del Canal de Madrid. El espectáculo ha podido verse cuatro únicos días, del 9 al 12 de junio pasados. El estreno absoluto de la creación de Brook tuvo lugar el pasado mes de septiembre en el Théâtre des Bouffes du Nord parisino, con idéntico éxito de público y crítica del que ha disfrutado en Madrid durante los cuatro días de su representación. El domingo día 12, fecha a la que acudimos nosotros, el maestro estaba acompañado por Nuria Espert -la gran directora y actriz, y reciente premio Princesa de Asturias de las Artes- que, discretamente sentados en la fila 8 del patio de butacas, recibieron un cálido y sincero homenaje en forma de aplausos espontáneos, una vez terminada la representación, momento en que el público descubrió la presencia de tan insignes espectadores.

En palabras del mismo Peter Brook, “El ‘Mahabharata’ no es simplemente un libro, ni tampoco un gran compendio de libros, es un inmenso lienzo que abarca todos los aspectos de la existencia humana. En él encontramos todas las preguntas de nuestras vidas, de una manera que es al mismo tiempo contemporánea y urgente. Durante muchos miles de años, el ‘Mahabharata’ nos ha mostrado, siempre de forma inesperada, cómo abrir nuestros ojos a lo que demanda la realidad”.

El montaje -que tiene una duración aproximada de 70 minutos, frente a las 12 horas de la versión de 1985- está interpretado magníficamente por Carole Karemera(Kunti, madre deYudhishthira); Jared McNeill (Yudhishthira); Ery Nzaramba(Brishma y otros) y Sean O’Callaghan (Dhritarashtra, el reyciego, tío deYudhishthira). Los actores se mueven siempre pausadamente, con extrema delicadeza; hablan, miran y callan con intensidad. Y junto a ellos, y durante todo el tiempo en escena, el compositor japonés Toshi Tsuchitori, que es el autor e intérprete de la partitura musical de percusión de la pieza, que él mismo ejecuta.

La escenografía es más que austera, y presenta un escenario prácticamente vacío, con varias estacas al fondo, y con unas cuantas piezas de ropa y algunas estacas más tiradas en medio, que representa ese inmenso campo de batalla en donde ha tenido lugar la lucha fratricida que destroza a la familia Bharata. La historia del gusano, que está contento con su vida pero acaba pisado por un carro, se cuenta tan solo con unos pañuelos de colores.

Uno de los bandos está formado por los cinco hermanos, los Pandavas, y en el otro están sus primos, los Kauravas, los cien hijos del rey ciego Dhritarashtra. Tanto unos como otros emplean las más terribles armas de destrucción. Las consecuencias están a la vista: cuerpos muertos, destrucción, grandes campos y ciudades totalmente arrasados… Los Pandavas, finalmente, se hacen con la victoria, y el mayor de ellos,Yudhishthira, se convierte en rey. Pero tanto Yudhishthira como Dhritarashtra, el viejo rey, están asolados por la angustia y el remordimiento, e, íntimamente, se preguntan hasta donde llega su propia responsabilidad en el desastre. A pesar de todo, los dos están obligados a buscar el camino para seguir adelante…

Y el mago Peter Brook, el gran maestro, delgado, bajito, de ojos claros y mirada profunda, no pierde de vista un solo gesto, un solo movimiento ni una sola voz sobre la escena. Creo que, durante 70 minutos, ni siquiera es consciente de compartir la liturgia del teatro junto a su buena amiga Nuria Espert. Solo al final, comprobado el letárgico y entusiasta efecto entre el público madrileño, el maestro queda plenamente satisfecho y responde tímido a la réplica de los aplausos que la sala entera ha dedicado a actores y músico. A sus 91 años, Brook sabe muy bien del sabor a bilis que una guerra deja siempre en la boca de vencedores y vencidos: “tu dolor abrasa tus miembros y anula tu juicio. La destrucción de tus hijos era inevitable”... “Has nacido ciego pero tu fuerza es enorme”, “…No hay hombre totalmente bueno, ni hombre totalmente malo”. ¡Acaso si ObamaPutinHollande y Cameronacudieran con más frecuencia al teatro, y más aún a esta ‘Battlefield’, estaríamos algo más cerca de acabar con las guerras! Un montaje sublime.

‘Battlefield (Campo de batalla)’

Montaje basado en el Mahabharata y la obra de Jean-Claude Carrière

Adaptación y DirecciónPeter Brook y Marie-Hélène Estienne

MúsicaToshi Tsuchitori

IntérpretesCarole KaremeraJared McNeillEry Nzaramba y Sean O’Callaghan

VestuarioOria Puppo

IluminaciónPhilippe Vialatte

ProducciónThèâtre des Bouffes du Nord

Teatros del Canal,Madrid