18 Feb

Bordeaux, Historias de Cabaret

Escrito por José-Miguel Vila
Visto: 391

Humor, desgarro y extravagancia en 'Bordeaux, Historias de cabaret'

El nuevo espectáculo en los escenarios madrileños de Pía Tedesco, ‘Bordeaux, Historias de cabaret’ es un lujo. Pía también lo es. Su voz, el tratamiento literario y musical de sus textos, su concepción de la vida, de la música, del drama, vuelve a escucharse de nuevo por unos días en la Sala Jardiel Poncela del Teatro Fernán Gómez de Madrid. Abría fuego el martes 16 con la sala llena y termina el domingo 21, de modo que hay que correr un poquito si no quieres que se te escapen estas casi dos horas de diversión, de humor -muchas veces oscuro, y hasta negro- y de desgarro profundo que atraviesan estas historias de cabaret, que Pía sabe plasmar con la picardía, el descaro, la pasión y el cinismo necesarios para que calen profundamente entre el público (“… Me gusta mucho conocer a la gente que viene a verme. Para evitarla...”). Y la argentina lo consigue (¡vaya si lo consigue!) sobradamente cada vez que pisa el escenario.

Las historias de cada uno de los temas que suenan en ‘Bordeaux, Historias de cabaret’, hoy se diría que son “extremas” como los senderos que recorre la pasión. Y su forma de contarlas y cantarlas, personalísima. Pía no se parece a nadie, si no es a ella misma. La dureza de sus textos -basados en revisiones de canciones provenientes del cabaret de distintos países de la primera mitad del siglo XX- se atenúa por la sensualidad, el quejido o el gemido de alguien que no acepta la resignación, de alguien que se levanta cada minuto a hacer frente a la adversidad porque su alma ya ha trascendido la herida. La prueba se puede encontrar en cualquiera de las canciones que interpreta: ‘No le cuente a mami’, ‘Canción de Bilbao’, ‘Masculino y femenino’, ‘Cuando teaman así’, ‘Es mi hombre’…

En escena, de nuevo acompaña a Pía Tedesco su Ensemble, compuesto por tres virtuosos del instrumento musical: Néstor Ballesteros (piano, acordeón y dirección musical), Gerardo Ramos (contrabajo) y Joshua Díaz (clarinete). Juntos desgranan, con la misma naturalidad que maestría, tema a tema de Edith Piaf,Nacha GuevaraCarlos GardelAstor PiazzollaKurt Weill o Sara Montiel. Músicas llenas de swing y poesía que van desde el jazz al tango, pasando por el soul primero, el folk y la chanson francesa. Algunos de esos temas suenan por vez primera en nuestro idioma, traducidos y adaptados por Pía Tedesco.

Elegancia

El montaje, como el disco del mismo título que la artista grabó hace algún tiempo, es apasionado y está lleno de emociones y canciones que parecen acostumbradas a traspasar atmósferas llenas de humo y alcohol. Esas premisas que a Pía ni siquiera le hacen falta para espolear la interacción con el público: “¡qué mala es la envidia!”, le dice la artista a un espectador que le dice que deje de beber ya.

La belleza y la elegancia de la Tedesco saltan a la vista, más aún porque la artista cuida hasta el detalle más nimio sobre un escenario rodeado de pequeñas mesitas con velas encendidas sobre ellas, iluminado con una luz sugerente y certera, y un primoroso vestuario diseñado por Yaiza Pinillos en tonos rojos y negros, que aún lucen más sobre Pía.

‘Bordeaux, Historias de cabaret’

Dirección e IdeaPía Tedesco

Textos, voz y ukelelePía Tedesco

Sonido: Antonio Sánchez

Teatro Fernán Gómez, Madrid

Hasta el 21 de febrero de 2016