22 Sep

Amarga dulce

Escrito por José-Miguel Vila
Visto: 390

‘Amarga dulce’, con Paula Quintana, busca los modernos Quijotes que pongan al mundo en su sitio

Del 7 al 29 de septiembre los Teatros del Canal acogen en su Sala Negra el ciclo Viaje al Centro de la Danza, una muestra del trabajo coreográfico que se está haciendo en estos momentos en la capital de España por los más jóvenes y destacados artistas de la danza. Son 15 las compañías que están desfilando por los Teatros del Canal con algunas de las propuestas salidas del Centro Danza Canal, uno de los centros más dinámicos en cuanto a creación coreográfica de España. Sus nueve estudios están posibilitando que muchos de los nombres que pasan por ellos estén nutriendo de nuevos montajes y de nuevas compañías a teatros y festivales de nueva y vieja creación.

Uno de esos nombres y de esas compañías surgidas del Centro Danza Canal es el de la actriz, bailarina y creadora Paula Quintana, que estrenó el pasado 16 de julio en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro el espectáculo ‘Amarga Dulce’, y que ahora hemos podido disfrutar en la Sala Negra de los Teatros del Canal, dentro del ciclo Viaje al Centro de la Danza. En la pieza, sus creadores reflexionan sobre el personaje Dulcinea del Toboso, de Miguel de Cervantes, coincidiendo con el 400 aniversario de la publicación de ‘El Quijote’.

A Paula Quintana no se le puede encasillar como bailarina o como actriz, porque es algo más -quizás mucho más- y su aventura artística personal en la búsqueda de un lenguaje propio no ha hecho más que empezar. ‘Amarga dulce’ es su segunda cuenta en el largo rosario de montajes y espectáculos que le esperan y que, en estos días, le han llevado a París, donde muy pronto estrenará obra con una compañía francesa, o le han hecho pasar por la madrileña Sala Mirador, bajo la dirección de Fernando Soto (http://www.diariocritico.com/noticia/485564/la-virtud-de-la-torpeza-poetica-historia-de-desencuentros-amorosos.html).

Entre tanto, en esta segunda aventura creativa, camina junto a un grupo de artistas canarios -como ella-, que surgió con el espectáculo ‘Latente’: Carlos Pedrós, actor y dramaturgo, que se ha encargado de los textos y parte de la dirección; el compositor Juan Antonio Simarro, que ha compuesto la música y creado el espacio sonoro del espectáculo; la diseñadora Raquel Rodríguez, y la directora de iluminación Grace Morales Suso. 

 

Olvidada, desconocida…

Es cierto que los clásicos no suelen bailarse y la iniciativa de este grupo de creadores es, por sí sola, digna de encomio. Más raro aún es que alguien se acuerde de un personaje tan conocido como olvidado, el de Aldonza Lorenzo, Dulcinea del Toboso, la jovenzuela manchega, a quien don Quijote tomó por su dama, que le sostenía en sus momentos de adversidad, y quien le daba fuerza e inspiración para proseguir sus nuevas y nunca bien ponderadas aventuras y desventuras. El montaje nos muestra a una Dulcinea intemporal y fuera de su espacio natural, aunque con símbolos que nos transportan a sus tierras manchegas. El equipo ha partido de los textos de Cervantes para crear una pieza poética y simbólica que sea un acicate que despierte a los quijotes de nuestros días, y del futuro, para que puedan imitar al hidalgo manchego y se lancen al mundo a vivir nuevas y hermosas aventuras. 

En el montaje, en un extremo del escenario hay solo una lavadora y, en el otro, un montoncito de arena con dos ventiladores que simulan los molinos y donde, más tarde, enterrará Dulcinea la figura del Quijote que saca de la lavadora...

“¿Dónde hubo y dónde habrá caballeros andantes en España?”, es la pregunta que lanza Paula nada más pisar el escenario, después de fundir en un primer número de danza (zapateado incluido) la pasión y el duende que lleva dentro la amargada muchacha manchega. 

Además de la figura de don Quijote y un ejemplar del libro de Cervantes, la lavadora es también el volcán del que surgirán, al final de la pieza, canicas de muchos colores, que simbolizan a los miles de caballeros andantes que nuestro mundo espera y necesita.

Y, entre duda y duda, danza y danza de la tinerfeña, su personaje rescata con un lenguaje quijotesco preguntas y afirmaciones como estas: “No es posible que el mal y el bien sean durables”.

“… La libertad es el don más precioso que tienen los hombres…”.

“… Bien podrán los encantadores quitar a la fortuna, pero el deseo y el ánimo será imposible”.

Y, entre tanto, Paula Quintana, esta tinerfeña y moderna Dulcinea `Amarga Dulce’ seguirá recorriendo tierras de España y del mundo para que muchos más espectadores puedan seguir escuchando, sintiendo y vibrando con las propuestas de la vieja y nueva heroína manchega.