24 Mar

Estupideces y literatura

Escrito por José-Miguel Vila
Visto: 553

Hay temas tabú, temas que uno piensa a veces, pero que no se atreve a verbalizar preso de un sinfín de prejuicios que podrían ponernos (eso pensamos, al menos)

frente a sabios, doctos y letrados hombres de Ciencias y de Letras que podrían sacarnos al arrabal, si osamos expresar tan indignos e inconfesables pensamientos. Pero, de pronto, alguien se atreve a decir lo que piensa, se identifica con él media humanidad y uno deja de sentirse un Robinson Crusoe y se descubre como parte pasiva de un grupo más que numeroso, que tampoco se había atrevido a salir del "armario intelectual".

Digo todo esto porque ha caído en mis manos, como llovido del cielo, un libro tan provocador, valiente, personal y atrevido, como inteligente y entretenido que el autor ha tenido la osadía de titular, ni más ni menos que Historia estúpida de la literatura (Ed. Espuela Plata, 216 pgs.). Uno de los apellidos del convicto y confeso autor, el segundo, Jardiel, tiene ya reminiscencias humorísticas, irónicas, sarcásticas o sardónicas, según los casos. Y es que Enrique Gallud Jardiel, su autor, es nieto, ni más ni menos, que del nunca bien ponderado autor dramático y español Enrique Jardiel Poncela.

Pero las Letras no son asimilables a la nobleza, en donde a uno le viene la bicoca por herencia. No, aquí la cosa hay que trabajársela. Gallud Jardiel no es un arribista, ni un oportunista de tres al cuarto, que ha visto un hueco en el mercado cultural y lo ha llenado con cuatro bobadas propias o ajenas. Gallud es Doctor en Filología Hispánica y ha enseñado en universidades de España y del extranjero y ha publicado, entre otras cosas, más de una treintena de ensayos literarios, históricos y filosóficos, un diccionario indi-español, todo lo cual no le ha librado de terminar hasta la coronilla "de tanta erudición y tanta mandanga", razones todas por las cuales uno colige que este libro no es sino el resultado de una venganza largamente perpetrada por el autor.

Tirios y troyano
El libro aborda temas tan sugerentes como El ventilador en la poesía española, La misoginia del bolero, o Cómo entender a Góngora en quince días, hasta Qué nos enseñan las zarzuelas, Las claves literarias del carácter hispano, o El comité de Kafka. Gallud no se para en mientes y da cabida en su historia desde Homero hasta Shakespeare, del Infante don Juan Manuel a Garcilaso, Cervantes, Quevedo, Lope de Vega, Tirso, Calderón, Fray Luis de León o Alonso de Ercilla; de Pérez Galdós, Gómez de la Serna, García Lorca, Julio Cortázar, Jorge Luis Borges a Gabriel García Márquez, entre muchos otros afamados e ilustres autores.

Pero, seguro de que el autor encajará deportivamente alguna crítica, advirtámosle también que su historia no es completa y le sugerimos que, en futuras ediciones, investigue concienzudamente escritos de los no menos afamados colegas del tenor -y solo citamos algunos- de James Joyce, Noam Chomsky, Caballero Bonald o de académicos de la Lengua, a quienes Gallud Jardiel podría poner también en solfa, como -y cito textualmente al autor- a los demás "autores pelmazos, a los libros infumables, a los clásicos soporíferos, a la preceptiva académica, a los estudios pedantes, a las investigaciones absurdas y a otros varios aspectos de ese negocio del que comen los libreros y al que muchos se empeñan tontamente en definir como arte literario".

Vamos, que si Vd. quiere formarse y, sobre todo, pasar un rato excelente de lectura no deje de acercarse a esta Historia estúpida de la literatura. Inmediatamente entenderá aquello que se dice de quien tiene, y mucho, de sus antepasados: de casta le viene al galgo.